La Córnea, la Ventana del ojo

La Córnea, la Ventana del ojo.

 

En primer lugar, cuando hablamos de transparencia y de elasticidad, podemos estar hablando de dos características de una persona, de un objeto o de una estructura fisiológica entre otras cosas.
En éste caso me refiero a las dos características principales que tiene la córnea.

La córnea es una membrana transparente situada en la parte anterior del ojo, es uno de los medios ópticos del ojo.
Está formada por 5 capas donde no existen vasos sanguíneos ni linfáticos y presenta muy pocas células, tiene fibras  nerviosas sin sus vainas de mielina.

Además, su elasticidad protege a la córnea frente a los traumatismos externos de cierta intensidad.
Cuando hablamos de arañazos por una rama, por las uñas de los niños, por la entrada de cuerpos extraños en los ojos o por un exceso de luz y radiación de rayos UVB, la córnea no queda protegida.

Por otro lado, se produce una ruptura de la capa más superficial de la membrana (el epitelio).
Entonces aparece una sensación de cuerpo extraño y un intenso dolor que comprende fotofobia (alta sensibilidad a la luz), blefarospasmo (contracción del músculo orbicular del ojo) y lagrimeo.

 

La córnea puede ser afectada por diversas causas, como:

– Radiaciones y gases.
– Enfermedades de los párpados, como el cierre palpebral incompleto.
– Triquiasis, donde alguna pestaña crece hacia el interior del ojo.
– Blefaritis, inflamación de los párpados.
– Enfermedades conjuntivales por virus, bacterias o alergias.
– Enfermedades sistémicas como la rosácea, el penfigoide benigno, el eritema multiforme, la ictiosis y la lepra.
– Disminución de la secreción lagrimal.

En conclusión, todas estas condiciones pueden contribuir a afectar la salud de la córnea.

 

Edo Òptics WhatsApp
WhatsApp